¿Qué son las webseries? El ejemplo de High Maintenance

Hay formatos que nacen para ser criticados, como la televisión. Nació y se la consideró un medio de masas, alienador, de escasa calidad y que se apartaba de los estándares culturales aceptables. La injuria ha sido tal que al inicio de esta edad de oro de la ficción televisiva que vivimos ahora, HBO se promocionó con el eslogan «It’s not TV, it’s HBO». Ahora HBO es un espacio de creación artística reconocido y trabajar con ellos da un prestigio. El prestigio que ahora tendrán Katja Blichfeld y Ben Sinclair por la serie High maintenance, un remake para televisión de la webserie con el mismo nombre y creada por los mismos Blichfeld y Sinclair, producida por Vimeo el 2012. Las websrries, por mucho que se les den Ondas como a Las cosas grandes o que tengan el éxito de High maintenance o Horace and Pete, todavía son tratadas injustamente como productos menores. HBO sale al rescate para poner fin a la injusticia.

Calidad sin ser un blockbuster

No hemos visto la versión web de la serie y por lo tanto no podemos hacer aquello que queda tan bien en determinados círculos críticos (si es que todavía hay) de decir que la primera versión era la mejor, la versión moderna de «a mí me gustó más el libro», y por lo tanto hablaré de los capítulos que he visto de esta comedia que sigue las huellas del nuevo humor televisivo que se aparta de la sitcom de decorados y risas enlatadas que tan bien ejemplifican Louie, Master of none, Curb your enthusiasm o Better things.

La serie sigue a un repartidor de marihuana anónimo llamado The Guy (El Tío), interpretado por Sinclair (cocreador de la serie). Al Tío, un hipster de barba larga y apariencia descuidada, lo vemos con una bicicleta recorriendo Nueva York y entregando pedidos. A través de él conocemos diferentes grupos de personajes que tienen en común que todos esperan que llegue el cannabis. Así pues la serie juega con la habilidad de convertir el personaje principal en un hilo conductor para explicar diferentes historias que pasan en Nueva York. The Guy es la excusa para entrar a las casas. Esta variedad de historias y personajes, las buenas interpretaciones, la contención del personaje principal, la gran habilidad narrativa de los creadores, la ausencia de moralismo sobrer alrededor del consumo de drogas y el humor contenido hacen que esta serie sea una de las sorpresas positivas de los últimos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *